Tags Posts taggeados en "solitario"

solitario

1002

Supongamos que usted tiene una empresa y hay una empresa cliente X que le debe un dinero y ya va por varias prórrogas en sus promesas de pago.  Usted investiga y descubre que el cliente no puede pagar de ninguna de las maneras. La empresa X vuelve a la tienda a comprar más y le pide más crédito para seguir comprando. Parece obvio que usted le mandará a freír espárragos, y de ninguna manera le dará más crédito, ¿no?

En nuestra crisis financiera (como, antes, en la de Japón), esta lógica no es tal – y son precisamente las instituciones que están en una situación peor las que tienden a hacer lo contrario. Por ejemplo, si el cliente X, es un promotor, la entidad financiera piensa: si no extiendo el crédito, tengo que declarar un fallido y provisionarlo, lo cual me consume el escaso capital que tengo. Por lo tanto, mejor dar más dinero al promotor, conservar el crédito como “bueno” y seguir funcionando “hasta que las cosas mejoren.”

Así dominan la economía las entidades zombies, que parecen vivas pero están muertas y consumen el capital que debería ir dirigido a las empresas capaces de ayudar a poner la economía en marcha, especialmente las exportadoras. Esta preocupación ha sido básica en NeG desde el principio del blog (e.g este post o este sobre los decretos de protección de los zombis)

Pues bien, esta lógica, que tantísimo mal le ha hecho al sistema financiero y a la economía española, se aplica también a nivel de gobiernos español y Europeo. La mayor preocupación del gobierno, y de la prensa, es si el gasto A o el gasto B “cuentan” para el déficit. Esto es una manifestación extrema de estas preocupaciones absurdas. El cómo Eurostat cuente el déficit (desgraciadamente, bastante mal por que no tiene un buen tratamiento de las obligaciones contingentes ni de la deuda de las empresas públicas, ni de la Seguridad Social, ver el número del Banco de España) afecta al procedimiento de déficit excesivo, y esto importa, claro, pero lo importante es que la deuda sea sostenible– y la deuda oculta si afecta esta sostenibilidad. Y desgraciadamente, se han hecho multitud de cosas que no solo sirven para maquillar la realidad, sino que van en contra de la lógica económica. Si perdemos credibilidad para conseguir que los números “salgan” pues todo el esfuerzo será en vano. Y hay razones de peso para pensar que el gobierno está tan obsesionado con el número que está empujando los límites de lo razonable.

1. El rescate del sistema financiero se ha hecho de la forma menos transparente posible de forma que “no contara”: con deuda avalada (ver las cantidades), esquemas de protección de activos y dinero del BCE contra colateral del sistema financiero para garantizado por el Banco de España. Por ejemplo, en el caso de Bankia, como ya discutimos en Mayo,  antes de que el contribuyente español hubiera tenido ninguna consciencia del problema, ya era demasiado tarde porque las garantías totales dadas por el Estado, el FGD (los depósitos) y el Banco de España ascendían ya a 250,000 millones. Las garantías se han dado alegremente, como si las institucions se enfrentaran a problemas de liquidez, cuando en realidad eran instituciones insolventes. De la misma manera que las instituciones financieras alargaban el crédito al promotor para evitar reconocer la realidad, el estado les daba cuerda para evitar lo mismo.

2. El déficit tarifario, de 30,000 millones de euros a finales de año, es otro ejemplo de hacernos trampas en el solitario. El mercado “liberalizado” generaba altos precios, y nadie quería darles el susto a los contribuyentes. Así que en vez de cambiar el sistema, o de reconocer los más altos precios, se les reconoció a las eléctricas a partir del año 2000, un “derecho” a cobrar el déficit tarifario, la diferencia entre lo que se suponía que valía la energía de acuerdo con el “mercado” y lo que los consumidores pagaban, y se les permitió emitir títulos (¿ya sabe lo que sigue, no?) avalados por el estado (20000 millones, 13000 emitidos, 7000 pendientes) y contra los futuros ingresos que se cobrarían de los consumidores de energía. De nuevo la deuda implícita “no cuenta”, y todos felices: los gestores de las eléctricas “dan beneficios” sin cash flow, los políticos no les dan sustos a los consumidores, y el déficit se sigue acumulando. Sólo un sistema tan opaco puede permitir que de cada 100 Euros que se dan en el mundo de subsidio a las renovables, 15 euros se den en España, como nos contaba César Molinas. Noten que este déficit oculto es el peor de los mundos, porque los consumidores no son conscientes del coste que están de verdad incurriendo o sea que no tienen incentivos para ahorrar, y las empresas están recibiendo mucho más de lo que deben. La consecuencia: los costes del sistema “liberalizado” han subido desde  6.745 millones en 2004 a 17.131 millones en 2011 mientras que los ingresos han subido de 7.158 millones a 13.280 millones, de acuerdo con El Economista.

3. La SAREB. La SAREB, que tan maravillosamente explicaba Tano hace dos días, es otro ejemplo de esta obsesión con que las cosas “no cuenten”, en vez de hacerlo bien de una vez. De nuevo se minimiza lo que se pide a la UE con el objetivo de limitar la deuda. Se pide demasiado poco, y así se permite a los promotores salir limpitos de su deuda (hacer la dación en pago sí que es legal para un promotor) pero no a los ciudadanos. Además, se usa pura deuda…. ¡avalada! para financiarlo y se apalanca de forma extrema a la SAREB para que la mayoría del capital sea privado- de esta forma parece que el riesgo es privado, pero en realidad el riesgo es todo del amable contribuyente español. Eso sí, no “cuenta” porque el estado español solo ha puesto los ….(si lector avispado, ya vas cogiendo el truco) ¡avales!.

Para más inri, y volvemos a nuestro querido promotor, cuyo bienestar ha sido la prioridad máxima de nuestra política económica en estos 5 años (o más bien 15),  va a poder ser refinanciado por la SAREB. Mirad por favor la página 11 del plan de negocio porque es para llorar. “En condiciones específicas, la Sareb podrá anticipar financiación adicional a un deudor para aumentar las recuperaciones, así como el valor de los activos.” Y “la Sareb trabajará activamente con todos los deudores y participará en la reestructuración, refinanciación y terminación consensuadas de los préstamos, en función de cuál sea la estrategia comercial óptima. Sin embargo, lo anterior estará supeditado a que los deudores muestren una actitud de cooperación, transparente y realista.” O sea en teoría debemos creer que estos señores que están en mora, que no han terminado de construir la casa en 5 años, si les damos un poquito más de ese dinero que España no tiene, ya la terminarán y será una casa estupenda, que contrariamente al resto hasta 1 millón y medio, sí será vendible. Y también que, a pesar de las excelentes conexiones políticas de estos señores promotores, y su estupendo asiento en el palco del Bernabeu, los gestores de la SAREB van a tener criterios completamente técnicos a la hora de darles el dinero. Pues no, no nos lo creemos. Eso nos dijo la CCM hace 5 años, Caja Sur hace 4, Bancaja y CAM hace 3, y así terminaron. No puede usarse la SAREB para seguir financiando a los Señores del ladrillo a costa de la economía productiva. Y no, no se trata de refinanciar para no “perder dinero”. El dinero está perdido. Se tratar de no reconocer que el dinero ya se ha perdido.

4. Las cuentas de la seguridad social: Hay un problema estructural serio en las cuentas de la seguridad social, que requiere ser reconocido y resuelto. En este momento, hay dos contribuyentes trabajando por cada pensión.– el límite de lo sostenible. El déficit de la Seguridad Social será de 10,000 millones este año (del superavit de 9000 millones en 2009). Además, el futuro demográfico de España es complicado. Pero la sostenibilidad se maquilla con dos instrumentos: el Estado “contribuye” a la Seguridad Social de los parados (pasa dinero de una cuenta a otra), y emplea  7500 millones de los fondos de reserva. Y de nuevo no es sólo maquillaje, sino que el maquillaje sirve para tomar malas decisiones sobre los incrementos de las pensiones que incrementarñan la insostenibilidad del sistema, y para posponer enfrentarse a una realidad estructural.

5. Grecia. Grecia es insolvente. No hay ningún modelo que haya hecho nadie, ni privado ni público, que diga lo contrario. La deuda no la van a pagar y hay que hacer, como muy bien reconoce el FMI, una quita. Pues bien,  los países acreedores, incluida España, le van a dar más dinero, a refinanciarlo  para evitar declarar el fallido, contrariamente a la voluntad del Fondo. Lo mismo que el proveedor. El dinero ya se ha perdido, el que no lo reconozcamos contablemente no cambia la realidad económica de la insolvencia de Grecia. Lo que cambia materialmente es el que negarse a reconocer la realidad cuesta mucho dinero a España, y mucho sufrimiento a los ciudadanos Griegos que siguen trabajando bajo una enorme losa de deuda que saben perfectamente que no podrán levantar.

Una de las cosas que los profesores de economía más enfatizamos a nuestros alumnos es la diferencia entre beneficios económicos y contables. Hay muchas decisiones que pueden tener sentido contable, pero si no tienen ningún sentido en la realidad económica de la empresa, no se deben tomar. Este principio se aplica a los estados. Dejemos de preocuparnos por lo que “cuenta” y “no cuenta” y tratamos de tomar las decisiones que servirán para el bienestar para todos a medio y largo plazo.

Nada es Gratis

Síguenos

7,958FansLike
44Seguidores+1
4FollowersFollow

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies