A wonderful world

Quienes me conocen personalmente saben que mi natural no es pesimista ni mi estado anímico dominante es sombrío; quienes no me conocen imagino que algo así deberían percibir en la ironía que adorna mucho de los apuntes de este cuaderno. Otra cosa es que cuando escribo sobre […] La otra economía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.