El cambio climático y la política económica

Durante los últimos años, John Hassler (al que muchos de nuestros lectores recordarán como uno de los ponentes de la reciente conferencia de FEDEA sobre los límites constitucionales al gasto público y que realizó una magnífica presentación sobre la experiencia sueca de reformas estructurales) y Per Krusell han trabajado intensamente en la economía del calentamiento global, con una serie de artículos que he tenido recientemente el placer de leer con cuidado.

Hassler tiene hoy una interesantísima columna en Vox acerca de la valoración del cambio climático. La tesis principal de la misma, que comparto plenamente, es que los macroeconomistas no nos hemos implicado lo suficiente en este debate. Mientras los expertos sobre el clima (entre los que existe un consenso abrumador sobre el tema) pueden documentar los cambios observados y sus causas probables, estos suelen carecer de la formación adecuada para formular y evaluar políticas, en especial porque los efectos de equilibrio general de medidas como las primas a las energías renovables (uno de los mayores desaciertos de los anteriores gobiernos y que demuestran que jugar a ser el Suanzes del siglo XXI es una idea terrible), son más sutiles de lo que pudiese parecer.

Hassler extrae cuatro lecciones principales:

1) Las consecuencias de los impuestos que impongamos sobre la energía dependen crucialmente de la estructura de mercado. Esto es particularmente importante en el caso del petróleo pues el precio y el coste del productor marginal del mismo pueden ser muy diferentes.

2) La emisión de C02 es un ejemplo casi puro de externalidad global, pues independientemente de donde se emita, nos afecta a todos en el planeta.

3) No tiene ningún sentido discriminar en el coste de emisión del C02 entre distintos grupos o a la largo del tiempo, como hace ahora la Unión Europea.

4) Aunque existe un argumento para los subsidios a la innovación tecnológica en el sector de las renovables, la manera en la que esta se ha estructurado en la Unión Europea ha sido probablemente un despilfarro. En el caso de España mi visión personal es que la política de tarifas ha respondido más a los intereses particulares de ciertos grupos que a ningún criterio de racionalidad.

Animo a los lectores a que consulten la columna y las referencias en la misma. Como ya he anunciado varias veces en este blog, siempre tengo la intención de hablar en detalle sobre el cambio climático ya que me parece uno de los problemas a medio plazo más importantes que tenemos y que enfatiza de manera clara los problemas de gobernanza mundial a los que nos enfrentamos en un mundo multipolar y que necesitamos resolver. Tristemente, la crisis económica en España siempre se interpone y me obliga a atender temas de más candente actualidad. A ver si las cosas se tranquilizan y puedo volver a estos temas.

Finalmente una advertencia sobre la política de comentarios. En este blog los comentarios están moderados. Esto no es censura ya que la misma la hacen los poderes públicos (aquí lo dice bien claro la RAE); es una decisión editorial que garantiza la calidad de este foro. Al que no le guste tiene una simple alternativa: escribir en su propio blog lo que más le plazca. En el caso del calentamiento global existe una sub-cultura en la red de chiflados a los que les irrita que se hable de este tema. No creo que nuestros lectores, inteligentes y bien informados, tengan el más mínimo interés en tratar con ellos. Así que solo aprobaré los comentarios que entren en la discusión racional de política económica. Esa misma decisión la adopté con las discusiones sobre la reforma de las pensiones. Curiosamente el tipo de argumentación de los negadores y negados (que suelen venir de una lado del espectro político) y de los chiflados del cambio climático (que suelen venir del otro) es muy similar y mientras unos me acusan de “neoliberal salvaje”, los otros me llaman “progre de la LOGSE” (sí, sí, esto me lo decía uno en un comentario, lo cual es gracioso porque cuando se aprobó la LOGSE yo ya estaba en la universidad). Algo debemos estar haciendo bien en NeG cuando recibimos las iras de unos y de otros.

Nada es Gratis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.