¿Qué es la bolsa?

Bolsa de Nueva York con interrogante

La bolsa es un mercado donde se compran y venden empresas. Para que estos intercambios financieros se produzcan con la frecuencia necesaria para sostener un mercado, la empresa se divide en partes más pequeñas denominadas acciones –de no ser por esta división de la empresa apenas se producirían transacciones, ya que la empresas que cotizan en el mercado continuo suelen tener unas valoraciones mínimas superiores a los 100 millones de € y en muchos casos superan los 5.000 millones-.

Existen unos requisitos mínimos para que una empresa cotice en bolsa, los principales son: un capital mínimo de 1,2M€, excluidas las participaciones superiores al 25% de la empresa, y unos beneficios en los últimos dos años -o en tres años no consecutivos de un periodo de cinco- suficientes para pagar un dividendo del 6% del capital desembolsado1. Casi todas las empresas cotizadas cumplen con estos parámetros ampliamente.

Cada acción tiene dos precios de cotización, el precio de la mayor oferta de compra y el menor de los precios al que los vendedores están dispuestos a transferir sus acciones. Siempre existe una orquilla entre compra y venta, ya que cuando ambos precios se cruzan se produce una transacción, desapareciendo los títulos disponibles al mismo precio de compra y surgiendo de nuevo el gap entre compra y venta.

El valor de cotización de una empresa no tiene una relación directa con su patrimonio neto, es decir, con el capital propio que emplea la empresa para su funcionamiento actual. Sin embargo, sí que tiene una mayor relación con los beneficios que proporciona dicha empresa.

Si tomamos el valor de cotización, o capitalización, de telefónica y lo comparamos con su patrimonio neto vemos que el mercado está pagando aproximadamente 2,5 veces el valor del capital utilizado por la empresa, entendiendo por capital los recursos propios.

Telefónica SA.

Recursos propios Capitalización
23.166 Mill. € 60.975 Mill. €


La compra de acciones se realiza a través de una sociedad o agencia de valores que cobra una comisión por las gestiones realizadas.

Las comisiones más habituales cobradas por los intermediarios son:

-Comisión de compra o venta

-Comisión de custodia

-Comisión por pago de dividendos

La bolsa, por su parte, cobra un canon por cada compra y venta, este canon está destinado a remunerar a la empresa que se encarga del sistema bursátil, en el caso de España es BME.

No existe un límite mínimo de compra de acciones, aunque debido a las comisiones de los intermediarios, no suele ser económicamente razonable realizar compras por importes inferiores a 3000€. Por el contrario, sí que existen límites máximos de compra que casi nunca aplican a los inversores minoristas, participaciones superiores al 20% de la empresa, las operaciones de un volumen tan alto suelen realizarse fragmentando las órdenes en el tiempo para no alterar el correcto funcionamiento del mercado.

Las empresas que cotizan y producen beneficios pueden pagar parte de esos beneficios a los accionistas en forma de dividendos. Estos dividendos se pueden pagar en efectivo o en acciones, estos últimos están exentos de retención fiscal.

La bolsa, como concepto, no es más que un simple mercado de compra y venta de acciones, la complejidad reside en la correcta valoración de las empresas y su diferencia respecto al valor de cotización.

1El resto de cláusulas pueden consultarse en el siguiente enlace: Guía y ventajas de salir a bolsa.

Blog de economía – El escáner

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.