¿Quién es el verdadero interesado en rescatar a la banca española?

A primeros de la década pasada, países como Francia o Alemania tenían serios problemas de déficit público, lo cual suponía un serio problema para la creación de la moneda única, ya que el requisito de déficit era que el país que entrase en el Euro no podía superar el 3%.

Había que buscar soluciones y en el seno de la la UE se optó por una bajada de los tipos de interés que permitiese el endeudamiento para que se empelase en adquirir exportaciones de estos países lo cual repercutiría en un equilibrio en su balanza de pagos y una reducción en sus cifras de déficit.

De esta manera, bancos franceses, pero sobre todo alemanes, comenzaron a prestar dinero muy barato a entidades de otros países y entre ellos a España.

Esta lluvia de millones baratos que entraron en las arcas del sistema financiero español en vez de ser empleada para regenerar la economía, fue destinada para dos principales fines: adquirir bienes de países fabricantes (nunca tantos BMWs se han visto en las carreteras españolas) y, lo peor de todo, financiar el boom del ladrillo y la burbuja del suelo.

Esto supuso el comienzo del fin. Entidades financieras grandes españolas, con mercados más diversificados, invirtieron en ladrillo pero en porcentajes menores que entidades pequeñas, principalmente cajas de ahorros, que veían en el boom inmobiliario la forma de crecer de forma desmesurada y mantener el nivel de vida y sueldos de sus consejos de administración. Se financiaba de todo y a todos, a los precios que fuese, el caso era construir y conceder hipotecas para ello.

Los gobiernos de turno, bien de forma directa o bien a través del regulador (Banco de España), eran conscientes de esto, pero ¿dónde estaban? Pues los políticos de diferentes colores estaban ni más ni menos que en los consejos de administración de las cajas de ahorros cobrando sueldos de 300.000 euros al año por asistir a una reunión mensual.

El Estado, las CCAA y los ayuntamientos estaban encantados: más pisos implicaba más recaudación por IVA, impuestos por actos jurídicos documentados, IBI, plusvalías, más licencias de obra, …. Todo era más dinero a ingresar en las arcas públicas, entonces ¿para qué poner barreras al campo?

Las AAPP empezaron a dilapidar estos ingresos cargando la estructura de trabajadores de forma desmesurada, asesores externos, colocación de amigos a cobrar por asistencia a juntas sin trabajar en nada productivo, coches oficiales, dietas descomunales, subvenciones a partidos políticos, condonaciones de deudas a estos por partes de cajas de ahorros,…. En fin, que sobraban sitios donde tirar el dinero.

Y todo esto financiado por dinero prestado a pagar en cómodos plazos y a intereses bajos.

Pero la política de la UE para los países con déficit como Francia o Alemania surtió el efecto esperado y mejoraron su balanza de pagos y redujeron el déficit. Objetivo cumplido, ya no tenía razón de ser el seguir con esta política de ‘barra libre de crédito barato’. Y así en el 2007 los bancos alemanes principalmente comenzaron a dejar de prestar y la UE comenzó a subir los tipos de interés.

Los ladrillos que las cajas de ahorros españolas estaban financiado ya no se podían vender, porque no tenían dinero para prestar a las familias para que se hipotecasen de por vida y comprasen los pisos. Además ya empezaba a llegar el momento en el que había que devolver el dinero prestado por los bancos alemanes y las entidades españolas se dieron cuenta de que no tenían ni un euro, todo estaba en suelo ‘inutil’, en pisos que no tenían a quien colocar y en viviendas a medio terminar.

Pero los bancos prestamistas querían su dinero con lo cual solo quedaba un camino: que otro devolviese lo que las entidades españolas habían pedido, o lo que es lo mismo, intervención del Estado en las entidades financieras quebradas. A fin de cuentas, esta intervención lo único que haría sería tapar las vergüenzas de la casta política que estaba en las cajas de ahorros y en las AAPP malgastando el dinero que les entró a raudales.

¿Quién quiere el rescate del sistema financiero español?

  • Alemania, o sea Merkel, lo que quiere es que se devuelva el dinero a sus bancos el cual prestaron a los españoles y que estos picaron el anzuelo y dilapidaron. Por ese motivo quiere el rescate de la banca española a toda costa, aunque signifique décadas de miseria para los ciudadanos españoles.
  • La banca recapitalizada por el Estado (Gobiernos de turno) con impuestos de los ciudadanos es quien está adquiriendo las emisiones de deuda pública estatal con esas ayudas, con lo cual, si se sanean las entidades implica más dinero para la autofinanciación.

Mientras tanto, la bola de nieve sigue engordando y todos tan contentos y, políticos, banqueros, ‘cajeros’ y demás razas siguen con el estado del bienestar mientras que los ciudadanos continúan endeudados y perdiendo el suyo para mantener a LA CASTA  parasitaria que maneja los hilos.

José Luis Del Campo Villares, editor de iAhorro

The post ¿Quién es el verdadero interesado en rescatar a la banca española? appeared first on Euribor.

Euribor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies