Como gestionar una crisis

Siete personas han sido asesinadas en Estados Unidos con un nuevo método que puede servir de modelo para posteriores crímenes: introducir cianuro en las cápsulas del analgésico más vendidos en todo el país. La policía busca ahora al presunto autor de los siete asesinatos y lo describe como un ser frío, meticuloso, bien organizado y con conocimientos científicos. Mientras tanto, las marcas de la competencia se han apresurado a fabricar en grandes cantidades calmantes de las mismas características que el Tylenol.

El País, Octubre 1982

Vaya marron ¿no?. Imagínate que eres el Jefazo de la empresa que fabrica este medicamento ¿Que haces?.

Las gestiones ante las crisis no son fáciles y desgraciadamente estamos acostumbrados a que lo hagan mal, especialmente si son políticos quienes las gestionan, básicamente porque no tienen responsabilidad penal sobre lo que hacen y si sale mal, acaban en casa con una pensión vitalícia.

Si hoy os quiero hablar de este caso es porque quizás se trate de la mejor respuesta empresarial de la historia ante una importante crisis de relaciones públicas (que podemos extenderlo a cualquier crisis). A James E. Burke, el entonces consejero delegado del productor de Tylenol, la revista Fortune le nombró uno de los 10 mejores consejeros delegados de la historia.

Hay 5 puntos que podemos aprender de la gestión del Burke del desastre del envenenamiento, lecciones sobre cómo gestionar una crisis, CUALQUIERA, tanto empresarial, política, económica e incluso personal. He ocultado el nombre de la empresa farmacéutica a propósito ya que sé que es un sector no muy bien recibido entre cierta parte de los lectores y seguramente recibiré alguna crítica por poner este ejemplo (que a partir de ahora, llamaremos “Paracetamol T” para que no me digáis que hago publicidad)

1. Ser sociable y honesto

En 1982, siete personas fallecieron después de ingerir cápsulas de “Paracetamol T”, que habían sido recubiertas con cianuro. El sabotaje dio lugar a un pánico nacional sobre la seguridad de los medicamentos sin receta médica, y amenazó la supervivencia de su  fabricante. Los productos “Paracetamol T” representaban una quinta parte de sus ingresos en ese momento.

La farmacéutica tuvo la precaución de señalar, basándose en las pruebas, que la alteración debió haberse producido en los comercios de venta al público. No obstante, no intentaron eximirse de la responsabilidad. Fueron extremadamente honestos.

Burke dijo la verdad y eso fue increíblemente liberador para cualquiera que quisiera oírlo, porque todos nos hemos acostumbrado demasiado a las figuras públicas echando balones fuera o directamente mintiendo.

2. Actuar rápidamente y con decisión

La tarde de las primeras muertes, la empresa:

  • Abrió líneas gratuitas gestionadas por empleados de la empresa
  • Envío 450.000 comunicados a consultas médicas, hospitales y grupos empresariales
  • Paralizó toda la publicidad de ”Paracetamol T”

El primer día.

3. Asumir la responsabilidad, incluso si no tienes que hacerlo

Apenas una semana después de los fallecimientos, la empresa fabricante se gastó más de 100 millones de dólares para recuperar 32 millones de botellas de cápsulas de ”Paracetamol T” de los establecimientos. Los directores de la FDA y el FBI consideraron que la recuperación era una reacción excesiva. La directiva antepuso la seguridad de los clientes a sus problemas financieros.

La empresa también entabló relaciones con el Departamento de Policía de Chicago, la FDA y el FBI para formar parte de la investigación de la persona responsable de las muertes, y fue la primera empresa que estableció normas de triple sellado para evitar alteraciones.

4. Tratar a las personas con respeto

Pocos meses después se vendieron de nuevo las cápsulas de “Paracetamol T”. Se distribuyeron más de 40 millones de cupones de 2,50$  a fin de compensar a los consumidores que tiraron el “Paracetamol T” durante el pánico. También crearon un nuevo programa de precios que ahorró hasta un 25% a los consumidores.

En una conferencia de prensa en 1986, el CEO anunció que dejaría de vender productos en cápsulas sin receta médica que pudieran ser alterados y los sustituyó por comprimidos sólidos. Cuando un periodista le preguntó si lamentaba que la empresa no hubiera actuado antes, respondió «Sí, lo lamento».

5. La buena conducta paga dividendos

Ante esta reacción del equipo directivo muchos se mostraron escépticos. Advirtieron de que la reputación de la empresa nunca se recuperaría. El tiempo ha demostrado que se equivocaban.

Menos de un año después del relanzamiento de “Paracetamol T”, la empresa recuperó un 30% de cuota de mercado y de nuevo se convirtió en la primera empresa en número de ventas de calmantes. Hoy en día, “Paracetamol T” tiene la mejor puntuación en confianza de los consumidores y es el calmante sin receta médica más recomendado en EEUU

En última instancia, las decisiones fueron parte de un inteligente plan para salvar la reputación y los ingresos de la farmacéutica y posicionar a “Paracetamol T” de nuevo en la cuota de mercado dominante. Aún así, Burke demostró que anteponer al cliente puede cosechar mayores beneficios que un movimiento con poca visión de futuro para desviar la culpa y proteger el precio de la acción.

Burke dijo que «Nada bueno ocurre sin confianza. Con ella, se pueden superar todo tipo de obstáculos».

Imaginemos, por un momento, que esta crisis económica se hubiese gestionado así, que no nos hubiesen tomado por tontos y nos hubiesen dicho la verdad, que se hubiese actuado con firmeza pese al desgaste electoral que tuviesen las medidas. Lo hemos visto recientemente con el huracán Sandy, prácticamente se cumplieron estos 5 puntos, minimizando los daños de un desastre inevitable y quizás decantando las elecciones hacia Obama

Lo que está claro es que si hay una crisis y si por gestionarla mal puedes acabar en la cárcel, haces todo lo que esté en tu mano, cueste lo que cueste, por resolverla.

The post Como gestionar una crisis appeared first on Euribor.

Euribor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.