Conocer los derivados

 

 

 

Preocuparnos por gestionar nuestras finanzas hoy en día es algo muy importante. Aprender sobre economía y finanzas nos ayudará a aprender más sobre la crisis actual a la que todo el mundo está sometido. Si Alguien te dice: “invierte en fondos” tendrás que saber qué son los fondos ¿no crees? Lo mismo sucede con otros conceptos como por ejemplo los derivados.

Los derivados para invertir no son  más que un término general que se utiliza para hacer referencia a los activos financieros. Aprender acerca de los derivados (futuros y opciones) es una de las más importantes lecciones que aprender, si uno quiere hacer incursiones en el mundo de las inversiones. Si se quiere jugar en los mercados bursátiles, hay que estar verdaderamente informado sobre las coberturas y gestión de riesgos.

Si se dejan a un lado los tipos de derivados, te darás cuenta como son simples instrumentos financieros. La única diferencia entre los otros instrumentos financieros que conocemos como las acciones, es que es un «activo subyacente». Aunque la mayoría de los activos financieros tienen valores intrínsecos a los activos o a los precios, el valor intrínseco de un instrumento derivado se basa en el activo financiero que constituye la base de un contrato de derivados.

Por definición, los derivados son instrumentos financieros que derivan su valor intrínseco del activo subyacente en el que se basan. Pueden ser de dos tipos. Los futuros en los que no hay que pagar nada en el momento de su contratación y los denominados como opciones, por los que si hay que pagar una pequeña cantidad y en ocasiones, una garantía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.