Consejos para afrontar la crisis II

En esta segunda entrega que hacemos de estos consejos vamos a hablar de lo que tiene que ver con el recorte de los costos:
1. Cuidado con la cirugía de costos: Hay que eliminar la grasa, pero tenga cuidado de que su liposucción corporativa no se lleve el tejido muscular, que la empresa requiere para funcionar ahora y a futuro.

2. Vaya paso a paso: Tratar de correr suele generar caídas. Alan Saborío recomienda empezar con Quick wins, reducciones de un 10% en un semestre para evolucionar a recortes mayores, 20% en 12 meses, y luego umbrales de más de ese 20%, ya al nivel de redefinición estratégica.

3. Ataque las costumbres: Uno de los principales enemigos en la reducción de costos es la costumbre. Suele ocurrir que hay reducciones tercas que vuelven luego de un tiempo. Por ello, en algunos casos deberá enfocar tanto el gasto innecesario o reducible, como las costumbres y hábitos del personal.

4. Revise los puntos de venta: Puede ser que haya algunos con poco flujo, o que no sean estratégicos. Puede ser conveniente sacrificar algunos, pero sin olvidar que la crisis no será eterna.

5. El veneno de los despidos: Los recortes de personal pueden ser remedio inmediato, pero un veneno para su negocio a mediano o largo plazo. Se pierde experiencia y personal capacitado, que después podría ser imprescindible, o que se irá para la competencia.

6. Reestructurar la planilla: Una alternativa a los despidos puede ser los cambios en la planilla, desde eliminar las horas extra y reducir las horas laborales (requieren que el 80% del personal esté de acuerdo), a liquidar personal y pasarlo a contratos laborales, para reducir cargas sociales. Esto requiere una comunicación fluida con los empleados.

7. ¿Menos es más? Algunos productos permiten presentaciones más económicas, como forma de competir, e incluso ayudar a los clientes. Los quesos Mees Baaijen pasaron a una presentación más pequeña para permitir un precio más accesible. No confundir con la reducción de tamaño que mantiene el precio, que requiere más cuidado porque el cliente puede sentirse burlado.

8. El dilema de trasladar los costos: Mucho cuidado con tratar de pasar los aumentos en los costos a clientes. En esta época es factible que muchos estén revisando alternativas más económicas. Tampoco conviene absorber todos los aumentos, porque al pasar la crisis, será difícil pasar la factura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.