La semana en los mercados

François Baroin, ex ministro de Economía de Nicolas Sarkozy, ha escrito un libro titulado “Diario de una crisis” de inminente publicación. Según se ha filtrado, una de las revelaciones que hace es que hace 1 año la €zona estuvo a punto de saltar en pedazos. Es curioso porque sin conocer por supuesto esto, yo advertía por aquellas fechas de 2011 de la necesidad de proteger parte de los ahorros –yo lo hice y lo dije unas semanas antes de estos hechos- porque, contra lo que oficialmente decían los políticos, el riesgo real de una ruptura de la €zona, existía. Esto demuestra, para el que tiene aún alguna duda, que hay que desconfiar de las palabras de calma lanzadas por nuestros dirigentes y fiarse mucho más de los análisis objetivos de los hechos. Os copio algunos fragmentos de la crónica de J.M. Bellver, corresponsal en Francia de El Mundo:

“Según narra en el libro, llamó «a tres personas competentes de absoluta confianza» y le puso a la reunión el nombre en clave de Cisne Negro.«Supongo que estaba anticipando el momento más oscuro en la historia de la economía moderna». Durante las sesiones de Cisne Negro, celebradas en secreto en la sexta planta del superministerio de Bercy, «no se tomaron notas y los presentes se comprometieron a no hablar de ello con la prensa ni con nadie, ni siquiera sus familias». «Todos sabíamos que, si la noticia se filtraba, podría tener consecuencias desastrosas» Baroin pidió a la célula de crisis trabajar con dos supuestos: primero, las pérdidas que supondría para Francia la salida de Grecia del euro y el eventual coste para los sectores financieros y de seguros; segundo, lo que costaría el colapso de toda la Eurozona. Mientras Baroin se reunía con su grupo de trabajo para aventurar el peor de los escenarios, Sarkozy declaraba al término de una reunión interministerial que «el rescate de Grecia es la única alternativa posible». Ahora que ninguno de los dos está en el poder, Baroin reconoce lo que su Gobierno negó insistentemente durante aquellos días inciertos.”

Este verano se puso de moda en los medios hablar de las posibilidades de ruptura de la €zona porque “los mercados” –máximos de la prima de riesgo de España, mínimos anuales del €, desplome del Ibex etc.- parecían descontar algo así. Los que se fían de algo tan volátil como las cotizaciones para sacar conclusiones macroeconómicas y geopolíticas en mi opinión demuestran poca capacidad de reflexión y poca coherencia en su discurso y son tan veletas que ahora, que el efecto “palabras del BCE” ha calmado a “los mercados”, vuelven a referirse a la salida de España del € como algo remoto. Y no es así, nada ha cambiado desde que el ministro de finanzas francés se reuniera en secreto para valorar algo que veía factible que ocurriera en horas. Sí, es cierto que nos unen las deudas y cuanto más dinero deban Italia y España a sus socios más intereses tendrán éstos en que no abandonemos la moneda… pero es que de momento sólo han puesto parte del rescate bancario español y no está claro haya másy además BCE ya tenía en su balance más de 200 mil millones de € de deuda soberana cuando el ministro de finanzas francés se preparó para una ruptura inmediata hace un año. Grecia sigue al borde de una nueva quiebra, la €zona –e incluso la UE- sigue demostrando división y cortoplacismo, la economía italiana y española están peor que hace un año y la de nuestros “futuribles rescatadores” también. Y Francia y Alemania siguen encontrando inversores a los que colocar –por temor a la ruptura- deuda en negativo en el corto plazo.

Esta unión en la que sólo los interés monetarios de unos y otros importan, sigo convencido que tiene los días –que quizás sean años- contados pero más allá de mi opinión, lo que nadie puede negar es que puede estallar en cualquier momento, tal es su fragilidad. Yo no deseo que se rompa la €zona, preferiría se arreglara sin el violento trauma de una vuelta a las divisas nacionales y tampoco deseo que se rompa el sistema financiero ni el político pero ¿es factible que se realice la transformación radical que se necesita si ni siquiera con la mayor crisis económica en ¾ de siglo y la mayor en la corta vida de la €zona hay cambios sustanciales? Pensar en que los mismos que han originado esta situación y que sólo actúan –y de forma equivocada en mi opinión- cuando la presión de “los mercados” les obligan a hacerlo van a priorizar a la €zona sobre sus intereses nacionalistas es menos realista que pensar en la desintegración de esta precaria unión. Y si hace falta un crash hoy para mejorar el mañana y el pasado mañana, bienvenido sea. La alternativa ya la comentó Merkel –en un extraño arranque de sinceridad- hace unos días: 5 años o más de crisis.

Semana difícil para muchos medios. Los generalistas porque en su gran mayoría hicieron más caso a las encuestas sobre voto popular que a los datos de las casas de apuestas que calculaban sobre los votos electorales y se empeñaron en decir que las elecciones USA estaban muy reñidas cuando, como se ha podido comprobar, no ha sido así. Y los económicos porque el miércoles, ante una apertura bursátil al alza en Europa y con un $ más débil hicieron un análisis superficial afirmando que era consecuencia de la victoria de Obama y utilizaron la misma excusa cuando al cierre de ese día las bolsas cerraban con bajadas del 2% y con el $ tocando máximos de semanas…

Y en el fondo las elecciones no han cambiado nada porque ya estaban descontadas. Lo cierto es que los índices norteamericanos están en fase de corrección desde que comenzó la lamentable temporada de resultados corporativos del trimestre –y el huracán no ayudó ni el desplome de Apple, la empresa con mayor capitalización bursátil- mientras las europeas aguantan algo mejor a estas alturas del año (con el Dax alemán subiendo aún más del 20% en el año y sin alejarse demasiado de máximos anuales) a pesar de las malas cifras económicas por la fe en  una acción contundente de BCE en los mercados de deuda. En cuanto a España y el Ibex, actitudes tan pueriles como la de Rajoy pretendiendo que Europa nos garantice que si pide el rescate nos ponga la prima a 200 no ayudan a generar confianza pero con todo lo más grave es que nadie –ni dentro ni fuera del país, ni la Comisión Europea ni las casas de análisis privadas- se cree las previsiones económicas con las que se han elaborado los Presupuestos Generales del Estado 2013.

Algunos links.

  • Pobreza y recuperación, las dos caras de EE.UU.
  • ¿Tiempo de cierre fiscal? by Jean Pisani-Ferry
  • Situación España 4º trimestre 2012 – BBVA Research
  • Independencia: desastre para Cataluña y España
  • ¿Y si el BCE hubiese monetizado nuestra deuda?
  • Europa provincial by Joschka Fischer
  • Situación global 4º trimestre 2012 – BBVA Research
  • La vuelta a la normalidad en la €zona será lenta by Daniel Gros
  • El jefe de estrategia de Lombard Odier augura una quita de la deuda española
  • Deuda pública respecto al PIB de cada país de Europa

Esta semana se han conocido varios PMIs internacionales, que son indicadores bien sobre el sector industrial (manufacturero) bien sobre la economía de servicios que dan una imagen bastante fiel de la situación. Por debajo de 50 señala una contracción de la actividad. Veamos las dos tablas elaboradas por Perpe con la comparativa respecto al mes pasado:

The post La semana en los mercados appeared first on Euribor.

Euribor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.