Cajas y políticos

Hoy voy a hacer algo poco elegante como es auto-citarme pero en un “resumen del día” Carlos López incluyó este artículo mío de hace 4 años y al releerlo no he podido evitar copiaros algunos fragmentos:

Desgraciadamente, las cajas de ahorro -en manos de políticos locales- sí pueden conceder créditos sin provisionar y sin ejecutar avales, sobre todo a partidos políticos, ¿o no pueden?, ¿o pueden pero no deben? El caso es que ocurre con bastante frecuencia… Y ahora se pretende que estas cajas se hagan aún más fuertes, uniéndolas. No dudo sea una buena solución para su supervivencia (a cambio de miles de despidos, eso sí) pero también esmagnificar el problema de estas entidades cuya gestión es tan poco clara. (…) Se podría decir de su función social pero eso es un concepto difuso cuyo gasto es poco cuantificable y que se podría sustituir por un aumento de las desgravaciones fiscales a determinadas labores de la banca como el patrocinio de la cultura. Si las convertimos en más grandes (…) Los problemas de gestión creo empeorarían. (…) Y es que es evidente -y lamentable- el carácter partidista en la gestión de la casi totalidad de las cajas de ahorro. La Asamblea General de una caja es una pantomima, es el Consejo el que decide incluso qué nuevos consejeros son nombrados ya que presenta una lista cerrada a dicha asamblea y por supuesto el director general debe ser del agrado del presidente de la CC.AA. de turno, lo que lleva a que el destino financiero de muchos fondos tenga un carácter marcadamente político.

Ahora, 4 años después de haber salido publicado esto, que no decía ninguna novedad puesto que era obvio para cualquiera que conociera un poco el mundillo financiero, se ha puesto de moda hablar de la falta de formación de los consejeros, del gran error que han supuesto las fusiones, de la politización de las cajas… Que nadie se engañe, esto se sabía ya y todo el que podía haber hecho algo y no lo hizo es culpable. Y eso engloba no sólo al PP y al PSOE, también a otros partidos –como IU-, a sindicatos e incluso a cargos eclesiásticos, es decir, los principales representantes de la sociedad española en su conjunto. Y ninguno ha pagado por ello y el problema es que con el voto de los españoles hemos encargado a algunos de los que crearon el problema –PP y PSOE básicamente- su resolución y estamos viendo las consecuencias: impunidad -cuando no pensiones millonarias- de los responsables –salvo excepciones puntuales- de la mala gestión, de los políticos que los mantuvieron en el cargo, de los responsables de Banco de España que fallaron estrepitosamente en la supervisión, de la decisión –de nuevo de PP y PSOE juntos- de unir las cajas como la gran solución…

De hecho, en este tiempo muchas veces hemos tratado de estos temas y ya que estoy en plan auto-cita a comienzos del año pasado escribía un artículo titulado Tiene cajones la cosa en el que decía:

“El Gobierno interpreta que gran parte de la desconfianza sobre España se debe a las dudas que generan las cajas de ahorros por sus grandes préstamos al deteriorado sector inmobiliario, que no han reconocido en su totalidad en los balances. Para atajar esta situación, el Ministerio de Economía, junto con el Banco de España, cree que son necesarias dos actuaciones: inyectar más dinero público para reforzar el capital de las cajas y acelerar su transformación en bancos.” Y añadía: “Es decir, como los balances están falseados porque no reconocen las pérdidas que deberían reconocer, la solución que se les ocurre es que lo solucionemos en parte con dinero de todos” Vamos, pagando todos sus errores y engaños.

Y aunque aquello lo hizo el PSOE contó con el apoyo del PP como el PP en su última reforma financiera tuvo el apoyo del PSOE, CiU, PNV… en eso curiosamente casi todos están de acuerdo como en decir que no costará nada toda esa ayuda cuando no para de empeorar nuestras finanzas. Hemos premiado con dinero de todos la mala gestión y el ocultamiento y al parecer nadie es culpable. Y ahora –de nuevo- se va a “solucionar” con más inversiones –banco malo- y con dinero prestado por Europa que tendremos que devolver los contribuyentes españoles. Pongamos el ejemplo de Bankia: tras recibir los fondos europeos la semana pasada declaró que por fin vendería sus participaciones en  bolsa en Mapfre e Iberia pero que sin prisas ya que tiene hasta 2017 para hacerlo con lo que la necesaria reforma financiera que se debió hacer en 2008 aún se sigue alargando. Y como condición Europa obliga a que Bankia no conceda créditos a promotoras cuando eso era muy arriesgado en 2007 pero no ahora que seguro lo es más comprar bonos griegos por ejemplo.

Como ya he repetido muchas veces si desde 2008 no se hubiera ayudado a la banca indiscriminadamente  y se les hubiera impuesto como condición que antes vendieran activos, ellos hubieran estado mucho mejor porque hubieran podido colocar todo –y especialmente los activos inmobiliarios que ahora se queda el Banco Malo financiado con dinero público- a precios de 2008 y 2009, el precio de la vivienda hubiera bajado bruscamente, las cajas y bancos habrían perdido mucho dinero ese par de años –mucho menos de los que nos va a costar a todos las reiteradas reestructuraciones financieras- pero tendrían liquidez de sobra, ya podrían conceder créditos y el sector de la construcción podría estar recuperándose en lugar de en lenta agonía. Y es algo que ya muchos decíamos entonces pero nadie hizo caso y esa mala gestión ha tenido un enorme coste. Hay fuentes que dicen que la cifra total es mucho más alta y llega al 15% del PIB español pero siendo generosos, excluyendo el coste de Cajasur y CCM –anteriores al FROB-, el riesgo de avalar emisiones por valor de decenas de miles de millones de €, el tremendo coste que supondrá garantizar a los compradores de CAM y de B. Valencia (y del siguiente en la lista) gran parte de las pérdidas futuras, la incógnita del Banco Malo etc. lo que está claro es que todas las aportaciones directas del FROB –dinero 100% público- suman 51.332 millones de €(frob1 10.066, frob2 4.571 y los 36.965 del rescate europeo). La excusa era que ese dinero se recuperaría aunque es muy dudoso porque –como vimos hace unos días con Banco Valencia- a pesar de inyectar tanto capital la venta se hizo por 1 €. Es posible que una mínima cantidad se obtenga y se venda Catalunya Caixa, Nova Caixa Galicia o Bankia por algo más pero también lo es que, siendo como es el estado el principal accionista, tenga que asumir más pérdidas si la situación empeora (sería además lógico con los planes forzosos de reducción del negocio impuestos por Europa) porque recordemos que con cada reforma financiera se nos ha repetido lo mismo: que era la definitiva y que no tendría coste para el erario.

No dudo que España sea un gran país pero mientras los españoles se quejen pero sigan encargando a los pirómanos que encendieron los fuegos que los apaguen aunque mientan, defrauden y fracasen en su gestión… que no esperen cambios porque estamos legitimándolos. Si tiene que haber cambios esta crisis es la mejor oportunidad … y yo no los veo. Ni por asomo.

La entrada Cajas y políticos aparece primero en Euribor.

Euribor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.