Errores de novatos

El 23 de setiembre de 1999 la sonda Mars Climate Orbiter, que costó algo más de 300 millones de dólares, desaparece mientras orbita el planeta Marte. Es suceso desconcertó a los ingenieros ya que anteriores misiones a Marte habían sufrido también problemas. ¿Qué ocurría en el planeta rojo? ¿Qué pasó realmente con la sonda?. Veamos que nos cuenta la pizarra de Yuri.

No tardaron mucho en darse cuenta; apenas unas pocas horas. Las especificaciones de la misión determinaban que se usaría el sistema métrico decimal, y por tanto el ordenador a bordo de la nave esperaba recibir datos de empuje en newtons desde el control gestionado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro. Sin embargo, debido al uso de software reutilizado y por confusiones a lo largo de la densa trama de subcontratas y externalizaciones, el equipo asociado de controladores de Lockheed les estaba suministrando las referencias en libras del sistema imperial anglosajón.

Vamos, lo que se llama un fallo de novato. Lo bueno de esto es que seguramente no les vuelva a pasar. Vamos, como cuando eché gasolina a mi coche diésel… una y no más. Vale no es lo mismo, pero cuando lo vives la lección se aprende.

Como inversores podemos cometer también errores de novato, de esos que te hacen perder mucho dinero y en este caso, lo mejor es aprender de los errores de los demás. Veamos unos ejemplos típicos de novato en la inversión.

Procrastinación
La procrastinación (dejarlo todo para otro día) nunca es buena, pero es especialmente perjudiciales al invertir, debido al rápido movimiento de los mercados. No siempre es fácil encontrar buenas ideas de inversión o buenos momentos para vender. Si, después de haber investigado, surge alguna buena idea de inversión, es importante actuar antes de que el resto del mercado. Tanto si crees que es un buen momento para comprar o para vender, actúa ya. ¿Por qué?

  1. La psicología juega muy malas pasadas. Puede que desarrolles rápidamente una opinión de que un activo valorado en 25€ debería valer 50€. Si sube a 50€ antes de que lo compres, posiblemente revises artificialmente el objetivo de precio a 60€ para racionalizar la compra.
  2. Tu mente inversora buscará una sustitución. En el ejemplo anterior, si no compraste el activo que subió de 25 a 50 €, puede que rápidamente identifiques otro activo que creas se va a duplicar. Como resultado, el inversor puede comprar otro activo con rapidez, sin realizar el trabajo y la investigación oportunos, para compensar la anterior “oportunidad perdida”.
  3. Si el mercado está bajista, vende ya. Si no lo haces estarás esperando el rebote que compense las pérdidas. Rebote que igual no llega nunca.

Especular en lugar de invertir

Un inversor novato está dispuesto a adoptar un nivel de riesgo más alto. Total, para obtener un 3% mejor lo dejo en la cuenta corriente ¿no?. De este modo, un inversor novato puede buscar mayores retornos tomando mayores riesgos.

Cualquier inversor novato tendrá una cierta inclinación a la especulación cuando no entiende totalmente el proceso de invertir. La especulación suele ser el equivalente del juego (¿Cuántas veces has oído lo de “jugar en bolsa”), de modo que el especulador no tiene ningún motivo por el cual comprar sino la posibilidad de que aumente el valor. Esto puede ser peligroso, ya que hay muchos profesionales experimentados que están esperando para aprovecharse de sus homólogos menos experimentados. Invertir no es un juego y no tiene por qué ser divertido.

Uno de los riesgos finales de la especulación es que una gran pérdida puede asustar e influir a sus inversiones futuras. Esto puede crear una tendencia a rechazar las inversiones o a cambiar a activos sin riesgos o de menor riesgo a una edad que no sería apropiado. Es importante empezar con buen pié pese a que una cartera conservadora pueda parecer aburrida.

No realizar las preguntas suficientes

Si una acción cae demasiado, un inversor novato puede esperar que se recupere, pero generalmente bajan por un buen motivo (que solemos desconocer). Uno de los factores más importantes en la toma de decisiones de inversión es preguntarse porqué. Si una acción se comercializa a la mitad del precio percibido por el inversor, hay una razón para ello, y es responsabilidad del inversor el descubrirla. Los inversores novatos que no han experimentado las trampas de la inversión pueden ser particularmente susceptibles a la hora de tomar decisiones, sin haber recogido toda la información necesaria.

Creer que todos somos iguales

La fauna que podemos encontrar en los mercados es de lo más diversa, “insiders” de las compañías, cuidadores, inversores institucionales, hedge funds, profesionales del trading, simples ciudadanos que confían en los consejos de su banco, etc. Pero si toda esta fauna la queremos dividir en solamente dos grupos lo haríamos en lo que Cárpatos denomina leones y gacelas. Lo mires como lo mires, te toca ser gacela y por mucho que la gacela intente convertirse en león, siempre será una gacela. Asúmelo.

Fiarte de alguien

Recuerda, eres una gacelilla y los leones pueden estar en los lugares menos pensados. Fíate sólo de tus ojos, y revisa el estado de tus cuentas frecuentemente. Los ejemplos más recientes de lo que te puede ocurrir lo tenemos con Arancha Sanchez Vicario o Luis del Olmo (al que su administrador le ha estafado entorno al 75% de sus ahorros). En El Economista hicieron el otro día una lista y no estaba precisamente llena de gente tonta. Pensarás que esto no te puede afectar pero ¿has mirado si tu hipoteca tiene suelo? ¿Pierdes dinero con alguna inversión “garantizada”?. Si es así es porque te fiaste de alguien… del banco.

No invertir o invertir demasiado

A nadie le gusta que nuestro dinero no trabaje, hay ciertas momentos en los que los bancos no nos ofrecen ningún producto apetecible para nuestros ahorros y uno puede estar tentado en cualquier inversión que nos prometa una mínima rentabilidad. Las inversiones hay que orientarlas a largo plazo y esto puede llevar a ciertas etapas de sequía en las que obtengamos muy poco, no hay que obsesionarse con ello, en caso de duda lo mejor tener liquidez inmediata pese al coste de oportunidad que ello conlleva.

¿Y vosotros? ¿Qué errores de novato habéis cometido?

Euribor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.