Rescate sí, pero ¿para quién?

Cuando el ministro de economía Luis de Guindos el pasado viernes, en todo humorístico dijo a los periodistas que no esperaran gran cosa de la petición que iba a mandar por escrito a la UE para solicitar el rescate a la banca, no pude por menos que no reírme porque no le encontré ninguna gracia.

Yo lo que no llego a comprender es el hecho de que se hable de rescate a la banca con cantidades entre los 51.000 y 62.000 millones de euros y lo vean lo más normal del mundo y luego hagan recortes en educación y sanidad por 10.000 millones de euros y digan que son necesarios. Eso, tampoco me hace gracia.

Si alguien me garantizase que el dinero del rescate sería para conseguir que la economía fluyese, que los depositantes de entidades rescatadas pudiesen recuperar sus depósitos o lo que le han estafado alguna entidad con las participaciones preferentes o las cuotas participativas, aún cabría cierto atisbo de compresión, pero como estoy seguro de que ese no va a ser el caso y no va a ayudar ese dinero a generar ni un solo puesto de trabajo, a la vez que no va a convertir una mala entidad en buena lo que implica que no supondrá mayores garantías a sus ahorros a los pequeños clientes más de lo que los tienen ahora, pues como que lo del rescate no me cuadra.

A mi modo de ver es como si a un enfermo terminal le suministras una dosis elevada de morfina para que no sienta dolor. Al final se muere pero más a gusto, la verdad sea dicha, con la diferencia de que este ejemplo lleva aparejado algo de humanidad y lo de dar 62.000 millones de euros a los bancos ninguna.

El otro día me comentaron que ahora los ciudadanos somos los verdaderos cajeros automático, o sea, los ciudadanos automáticos, que dispensamos dinero cuando una entidad financiera en quiebra nos lo viene a pedir, y no lleva su parte de razón la comparación.

¿Sirve realmente como reflote de una entidad como Bankia este rescate? ¿Alguien se cree que sabiendo que ha pedido 24.000 millones de euros, con el riesgo consiguiente de quiebra va a haber una entidad financiera que le preste dinero en el futuro en el mercado interbancario? Si no fue capaz de devolver los 4.400 millones primeros y viendo que el negocio de clientes se le ha acabado por que la actividad en este país está por los suelos, ¿cómo espera devolver esos 24.000 millones? ¿Ha presentado un planteamiento serio de cómo generará beneficios para devolver el préstamo si no presta dinero a clientes con lo que no ganara ni un euro en beneficios?

Estas preguntas solo me conducen a la que lo resume todo, ¿para quién es realmente este rescate? La entidad rescatada con este préstamo está claramente condenada a desaparecer, se diga cómo se diga. Si yo soy cliente de una entidad financiera rescatada al día siguiente retiro mis ahorros de ella. Es como la casa que se salva de caer en un terremoto y porque le ponen cuatro parches ya da completa garantía de que aguantará al siguiente temblor que venga.

El sistema financiero, aun con el préstamo no sobrevivirá porque no hay actividad empresarial de ningún tipo. Esto solo me hace creer que no son los realmente rescatados estos señores sino que es una mera cortina de humo para rescatar o mejor dicho, ocultar, la mala gestión de los políticos que hemos tenido en las últimas décadas en este país, tanto en el gobierno nacional como autonómico como al mando de las cajas de ahorro que las han empleado como verdaderas cajas de atracos.

Estos sí que son los realmente rescatados.

José Luis del Campo Villares, editor del comparador financiero iAhorro.com

The post Rescate sí, pero ¿para quién? appeared first on Euribor.

Euribor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.