Soluciones e ilusiones

Echa un vistazo al vídeo de arriba, verás que el mismo rombo dependiendo de dónde lo coloques cambia “mágicamente” de color. El truco radica en que el rombo tiene un color degradado, siendo ligeramente más claro por arriba y oscuro abajo.

A veces, lo mismo puede parecer claro o oscuro en función de cómo lo perciba tu mente, un ejemplo lo tenemos con la crisis de deuda de la que básicamente tenemos dos posturas para cuadrar las cuentas sin reducir el estado del bienestar:

  • Subimos impuestos para recaudar más
  • Le decimos al Banco Central de turno que imprima dinero y compre deuda.

¿Con qué opción te quedas? (hay una tercera, la de reducir gasto que la doy por imposible)

A priori, la primera solución la vemos más “oscura” ya que me afecta directamente, si mañana suben el IVA o el IRPF mañana todo me costará más (o ingresaré menos), la segunda opción parece más “clara”, más inocua ya que si bien deducimos que no se puede imprimir dinero hasta el infinito si tendemos a pensar que imprimir un poquito no es malo.

Desgraciadamente, ambas soluciones tienen el mismo efecto para ti: Reducen tu poder adquisitivo.

Imaginemos que al BCE le da por aumentar el dinero en circulación enviando a todos los hombres, mujeres y niños un sobre lleno de dinero. ¿Qué haría la gente con el dinero? Parte de ese dinero se ahorraría, otra parte podría destinarse a pagar deudas como hipotecas o créditos, pero la mayor parte se gastaría. Vamos a reducir al absurdo y pensar que todo el mundo se compraría un coche nuevo, como estamos en crisis, nos conformamos con un Seat Ibiza

Esto supone un problema para los concesionarios. ¿Mantendrían los precios y no tendrían suficientes coches para vendérselas a todo el mundo que quisiera uno, o subirían los precios? La decisión obvia sería subir los precios. Si los concesionarios deciden subir los precios inmediatamente, tendríamos una inflación masiva y nuestro dinero se devaluaría. Dado que estamos intentando argumentar que esto no ocurriría, supondremos que los concesionarios no suben el precio. Para que los precios de las coches se mantuviesen, la oferta de estos tendría que cubrir la demanda adicional (recordemos, que si hay escasez, el precio tendría que subir inevitablemente, a medida que los consumidores que no pudieran conseguir un coche estarían dispuestos a pagar un precio superior al que el concesionario estaba cobrando antes)

Para que el precio al por menor del Ibiza no subiese, necesitaremos que su fabricante, SEAT, aumentase la producción para satisfacer la mayor demanda. No cabe duda de que no sería posible en algunos sectores, porque hay limitaciones de capacidad (que se lo digan a Apple con sus iPhones) que limitarían el aumento de producción en un breve espacio de tiempo. También sería necesario que los costes unitarios de producción de cada coche no subieran. Si SEAT va a producir más Ibizas, se necesitarán más horas de trabajo de personas, los salarios son precios en esencia. Un salario por hora es el precio de una hora de trabajo de una persona. Sería imposible que los salarios por hora se mantuviesen en los niveles actuales. Algunas de las horas de trabajo adicionales serían horas extraordinarias y esto supondría costes adicionales… y podríamos seguir con hipótesis y condicionantes pero creo que con este ejemplo queda más o menos claro

Se podría argumentar que ese “cheque regalo” ha activado la economía y así es, pero sólo por un periodo de tiempo muy limitado (también lo hizo el Plan E…). La clave está en que la inflación es muy fácil que suba pero tremendamente difícil que baje sin embargo.

Cuando decimos que nos gustaría tener más dinero, en realidad lo que estamos diciendo es que nos gustaría tener más riqueza. El problema es que si todos tenemos más dinero, esto no supone aumentar la riqueza, o dicho de un modo más sencillo más cosas en el mundo. Dado que el mismo número de personas buscan la misma cantidad de cosas, no podemos, en promedio, ser más ricos de lo que lo éramos antes.

La solución de imprimir más dinero es sobretodo política ya que la gente nota que la vida sube pero inconscientemente le echa la culpa al comercio, a la gasolina o a los empresarios, sin embargo una subida de impuestos siempre se achaca al gobierno de turno pero en esencia, ambas soluciones, lejos de generar más riqueza, reducen el poder adquisitivo de la gente.

Podemos caer en la trampa de creer que nuestra crisis de deuda la solucionaría el BCE con un par de gestos, pero me temo que la opción de imprimir (de manera cada vez más creativa) dinero sólo se la puede permitir un país en el mundo y es aquél que imponga su moneda como divisa internacional y de momento, el Euro, está muy lejos de serlo. Veamos las reservas internacionales de divisas.

Soy consciente de que las conclusiones a las que llega el artículo no me gustan, pero creo que son las más realistas. Podría escribir uno defendiendo la impresión de dinero y la compra de bonos, recibiría cantidad de enlaces y menciones en Twitter por ello, pero creo que no sería algo honrado. No debemos solucionar una crisis estructural con medidas cortoplacistas, que es básicamente lo que han hecho durante estos últimos 4 años.

The post Soluciones e ilusiones appeared first on Euribor.

Euribor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.