Los planes presentados por las CCAA no son suficientes para cumplir con sus compromisos de déficit.

 de J. Ignacio Conde-Ruiz, Juan Rubio y Carmen Marín.

El año 2012 es un ejercicio muy complicado para las CCAA. Tienen que alcanzar un déficit del  -1,5% del PIB cuando el año 2011 terminaron con un déficit del -3,34%.  Esto supondría una reducción del déficit de 1,8 puntos porcentuales respecto al déficit registrado en 2011. El cumplimiento de los objetivos fijados por el Gobierno para las CCAA se torna más que complicado en un escenario macroeconómico adverso de plena recesión económica y con fuertes dificultades para financiarse en el mercado de deuda a tipos de interés sostenibles.

Las CCAA han sido las principales responsables del incumplimiento del objetivo de déficit desde que se inició el proceso de consolidación fiscal más importante de nuestra historia. Sin ir más lejos, tras los últimos ajustes las CCAA son responsables del 70% del desvió del déficit del año pasado (se desviaron en 2,04 puntos de PIB, cuando el desvió total fue de 2,91 puntos).

Tras unos presupuestos presentados a principios de año poco creíbles, las CCAA han elaborado los planes Económicos y Financieros (PEF) de Reequilibrio (2012-2014). El 17 de mayo de 2012, el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) publicó estos planes y consideró que todas las CCAA, excepto Asturias que tuvo que elaborar un segundo PEF que fue aprobado por el CPFF el 12 de julio, habían introducido medidas idóneas para cumplir con el OEP del -1,5% PIB en 2012.

Ante esta coyuntura, surge el tercer informe que realiza Fedea en su Observatorio Fiscal y Financiero de las CCAA, que tiene como primer objetivo la evaluación de dichos PEF.  Para los detalles técnicos se puede descargar el Informe en www.fedea.es.

Los planes presentados por las CCAA son muy ambiciosos tanto en la parte de reducción de gastos como aumento de ingresos. En el agregado de todas las CCAA, las medidas de ingresos y gastos conseguirán reducir el déficit en un 0,5% PIB y en un 1,2% PIB, respectivamente, lo que supone un efecto conjunto del 1,7% PIB.

Como no podía ser de otra manera las CCAA que más esfuerzo han presentado en sus planes son aquéllas que más se desviaron de su objetivo de déficit en el año 2011 (ver gráfico 2).

La principal vía para conseguir aumentar los ingresos será a través de Ingresos de Capital (representan un 31% del total de medidas de ingresos) y se materializan a través de la enajenación de inmuebles afectando únicamente a los ejercicios en los que se produzcan las ventas. También destaca el esfuerzo que realizarán las CCAA a través del aumento de los impuestos tanto directos como indirectos (representan casi el 30% del total de medidas de ingresos). Así por ejemplo: se realizará un incremento de los tramos de IRPF, el aumento del gravamen y la introducción del Impuesto del Patrimonio restablecido por el gobierno a través del Real Decreto-Ley 13/2011 del 16 de septiembre, el céntimo sanitario, aumento del gravamen de los Actos Jurídicos Documentados, etc.

En referencia a los gastos, la mayor parte del ajuste (28% del total medidas) se realizará vía Gastos de Personal (por medio de congelación de las convocatorias de oferta empleo público, reducción de las interinidades, disminución del salario, aumento de la jornada laboral, reducción de los días de vacaciones, eliminación de beneficios de los funcionarios, medidas de control de absentismo, etc). Además, hay que puntualizar que los PEF incluyen las medidas anunciadas por el Gobierno para recortar gastos en el ámbito educativo y sanitario que están recogidas en el Real Decreto-Ley 14/2012 del 21 abril y en el Real Decreto-Ley 16/2012 del 24 de abril.

Para poder evaluar el impacto de los PEF hemos estimado primero a cuánto ascendería el déficit sin dichas medidas. Para ello hemos supuesto que los gastos de 2012 serían los mismos que los ejecutados en 2011 a los que hemos añadido el aumento provocado por el mayor pago en intereses. Respecto a los ingresos hemos utilizado los presentados por las CCAA que son inferiores a los del año pasado como consecuencia de las peores perspectivas económicas. A este respecto, podemos anticipar que si las CCAA no tomasen las medidas anunciadas en sus PEF, su déficit se elevaría hasta alcanzar el -4% PIB.

Si suponemos que las CCAA son capaces de implementar al 100% las medidas anunciadas en su PEF, vemos como el déficit estimado para el año 2012 se situaría en el -2,2% PIB, siendo la desviación respecto al OEP de -0,7% PIB. Como podemos ver en el gráfico 3, solamente tres cumplirían el OEP (Galicia, Navarra y La Rioja). Siendo las CCAA que más se desviarían de su objetivo: Castilla La-Mancha y Cataluña.

En el informe ponemos de relieve que existen serias dudas de que las CCAA sean capaces de desplegar todo el potencial de los PEF y de que dichos planes sirvan para realizar una consolidación exitosa.

  •  Primero, destaca la escasa reducción de los Gastos de Personal observada hasta el momento. Esta medida pretendía reducir en un 3.636 millones de euros (-6,36%) para todo el año 2012 y solo se han reducido en 136 millones de euros en el primer Trimestre de 2012.
  • Segundo, la mayor parte de las medidas presentadas en los PEF son de una sola vez y, por lo tanto, tendrán efectos muy limitados sobre el déficit estructural: solo el 53% del incremento del ingreso y el 84% de la reducción de los gastos es de carácter permanente.
  • Tercero, los ajustes en Contabilidad Nacional presentados en los PEF para el año 2012 no son nada creíbles por dos motivos: se espera que la cuenta 409 genere ajustes positivos muy elevados y el resto de ajustes se estima que aporten menos déficit del habitual.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que el 13 de julio, el Gobierno, ha presentado un ambicioso paquete medidas para aumentar los ingresos tributarios y reducir los gastos. Entre las medidas más destacadas se encuentra la subida del IVA, la supresión de una paga a los funcionarios y la desgravación por compra de vivienda. También se ha procedido a recortar las prestaciones por desempleo y los gastos ministeriales. De todas ellas, la única medida que afecta al déficit de las CCAA en 2012 es la supresión de la paga extra de los funcionarios. Suponiendo que este recorte se añada al anunciado en los PEF (algo que no parecen dispuestos a hacer algunas CCAA) el efecto sobre el déficit sería de 3.442 millones de euros. Es decir, si esta medida se uniera a las de los PEF y si estos se cumplieran plenamente (que como hemos dicho hay serias dudas de que así sea) seguirá sin ser suficiente para cumplir el objetivo de déficit, que se situaría en el -1,92% del PIB.

 

Nada es Gratis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.