¿Cómo hacer crecer la economía?

Bandera de España con brotes verdes

Al igual que el cansancio se cura con descanso, la crisis se cura mediante el crecimiento de la economía, ya que reduce el endeudamiento relativo y la tasa de paro. Lo realmente importante es saber cómo conseguir ese crecimiento.

Conceptualmente existen cinco formas para crecer y las podemos clasificar en dos grandes bloques, las que se utilizan en los peores momentos del ciclo económico y las que se utilizan en los momentos buenos:

Medidas para estimular el crecimiento en el momento bajo del ciclo

Las medidas para incentivar el crecimiento en el momento bajo del ciclo consisten en la estimulación de la demanda interna y/o externa.

-Estimular la demanda interna:

En los momentos de crisis, tanto la demanda interna como la externa se desploman. Los gobiernos utilizan políticas keynesianas para estimular el consumo interno y así conseguir retomar la senda del crecimiento, o, como mínimo, amortiguar su caída.

Esta medida es de rápida implantación, aunque en la actualidad es imposible su utilización por la crisis de deuda que vivimos –esta medida obliga al estado a incrementar su déficit y convertirlo en deuda-.

-Estimular la demanda externa:

Una de las mejores palancas para el crecimiento de la economía es aumentar las exportaciones.  La mayoría de los países lo consiguen mediante la devaluación de su moneda –una medida que no gusta mucho a los mercados y que acrecienta la presión en la prima de riesgo del país-.

En el caso de Europa, la única forma de estimular las exportaciones es mediante el incremento de la productividad vía reducción salarial, ya que los países no pueden devaluar la moneda independientemente por encontrarse dentro de una unión monetaria.

Medidas para estimular el crecimiento en el momento bueno del ciclo

-Fomentar la inmigración:

Cuando la tasa de paro de un país es muy baja, fomentar una inmigración controlada favorece el crecimiento. Los nuevos ciudadanos empujan la demanda del país al elevarse consumo de bienes o servicios.

-Aumentar el apalancamiento financiero:

Si la renta disponible de los ciudadanos es escasa, se puede estimular el crecimiento mediante el crédito, lo permite traer al presente renta futura y adelantar ese gasto.

Esta medida es muy útil en el corto plazo, pero hay que planificar como reemplazar esa renta futura que se está hipotecando, ya que si no únicamente estamos acelerando el crecimiento actual a base de hipotecar el futuro de la sociedad.

-Mejorar el I+D:

Esta es con diferencia la mejor de las formas de estimular el crecimiento. Consiste en optimizar los procesos existentes, mejorando así la productividad global.

La optimización de los procesos permite reducir el número de horas empleadas por cada máquina o trabajador en la realización de cada tarea, dejando libres ciertas cantidades de recursos que podrán ser empleadas en nuevos procesos, aumentando la productividad.

Conclusión

Desde el año 2000 hasta el 2008, España creció fundamentalmente por el apalancamiento financiero y en menor medida por el incremento demográfico producido por la inmigración. El crecimiento del apalancamiento financiero no se planificó correctamente, ya que no se pensó en como reemplazar la renta futura que se iba a consumir.

Hoy esa renta consumida pendiente de pagar, junto a la fuga de los trabajadores más productivos, inmigrantes y personal altamente cualificado, está asfixiando al país.

El gobierno de la anterior legislatura intentó recuperar la situación mediante la estimulación de la demanda interna –Plan 2000E, cheque bebé, 400€ de deducción, etc-, algo que funcionó durante unos pocos meses ya que contuvo el crecimiento del paro, pero que debido a la profundidad de la crisis hizo insostenible ese nivel de gasto público.

Lo prioritario a día de hoy es implementar medidas cortoplacistas que reduzcan el paro. De no ser así, la economía se degradaría a tal nivel que las medidas a medio plazo para mejorar las exportaciones y la productividad no surtirían efecto.

En el corto plazo, sería necesario estimular la demanda interna mediante políticas keynesianas, el déficit generado debería de ser financiado a un tipo de interés muy bajo–es decir la financiación tiene que venir de instituciones oficiales como el FMI o el BCE-.

En el medio plazo de debería implantar una política que fomente el I+D y que mejore la productividad del país.

Blog de economía – El escáner

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.