¿Dónde invertir para salvar tu dinero en caso de un corralito en España?

 

Hucha de cerdito con billetes

En los últimos días, los rumores acerca de un corralito en alguno de los países periféricos de la zona euro se han disparado en todos los medios de comunicación. Paul Krugman , el premio novel de economía, publicó el domingo un artículo en que apuntaba la posibilidad de un corralito en España e Italia.

Estos rumores están transmitiendo a los ciudadanos una sensación de absoluta psicosis económica. Los ahorradores se encuentran envueltos en la búsqueda del activo refugio y piden opinión a todo aquel que esté dispuesto a dársela.

El activo refugio, más bien la piedra filosofal en nuestros días, sigue estando al alcance de todos, pero antes de hablar de ello es necesario entender qué es exactamente un corralito y sus peligros.

¿Qué es un corralito?

El corralito es una limitación a los ciudadanos y empresas, lo cuales no pueden disponer de efectivo ni realizar transferencias al exterior durante un tiempo limitado. Esta limitación suele venir provocada por una fuga masiva de depósitos.

En Argentina, el corralito apenas duró aproximadamente un mes, durante ese tiempo se impidió a los ciudadanos disponer de más de 250$ semanales. La presión económica empujó a Argentina al default y llevó cabo lo que se ha denominado como corralón.

El corralón consistió en una devaluación de su moneda del 75% -en realidad realizó un cambio de moneda, el austral por el peso argentino, con un tipo de cambio fijado por el gobierno-, los ciudadanos atrapados en el corralito vieron como sus ahorros pasaban a valer una cuarta parte. Los ahorradores que cambiaron sus cuentas a dólares antes del corralito también sufrieron la devaluación, ya que el gobierno convirtió todos los depósitos y cuentas corrientes de divisa extranjera a pesos argentinos, el tipo de cambio utilizado en la conversión también fue impuesto por el gobierno.

Es importante destacar que esto es lo que ocurrió en Argentina, pero que si se diera una situación similar en otro país las condiciones podrían ser diferentes.

¿Hasta donde podría llegar el corralito?

En el caso de Europa, el gobierno de turno podría llegar a forzar la conversión de la deuda extranjera en deuda del país en cuestión, es decir, forzar el cambio de bonos alemanes por bonos griegos, e incluso podría llegar a hacerlo con acciones.

A donde no puede llegar el corralito es allí donde no tiene jurisprudencia, en otras palabras, a los países de fuera de la zona euro.

¿Qué soluciones nos quedan ante un corralito?

A la vista de lo ocurrido en Argentina, es evidente que el dinero en cuentas corrientes, depósitos en cualquier moneda que se encuentre dentro del país no tienen seguridad jurídica en caso de corralito, al igual que el efectivo en moneda local.

La opción más asequible es invertir en acciones, bien pueden ser de empresas locales con una parte importante de su negocio en el extranjero, o bien empresas extranjeras. Si analizamos la evolución del índice la bolsa Argentina vemos que a día de hoy la inversión se habría multiplicado por diez, lo que habría eliminado gran parte del efecto de la inflación y la devaluación.


Gráfico de la bolsa argentina durante el corralito y posterior devaluación

Otra forma sencilla de preservar el patrimonio sería invertir en deuda extranjera, que podría ser incluso deuda de países que no pertenezcan a la eurozona, así eliminamos el riesgo de un posible acuerdo entre los gobiernos de la zona euro para realizar un canje de deuda de los no residentes de cada país por deuda del país del residente.

En ambos casos existe el riesgo anteriormente comentado de que si las acciones se encuentran depositadas en una entidad local, el gobierno fuerce su venta y conversión en activos del país, aunque este riesgo se elimina utilizando algún bróker internacional como Interactive Broker. Cuando el capital retronase al país, una vez terminado el proceso de devaluación, es muy probable que fuera grabado con un impuesto especial que produciría un efecto similar a la devaluación.

Una alternativa a los activos financieros es la inversión en bienes productivos: terrenos agrícolas, viviendas o bienes industriales, al ser bienes reales con posibilidad de generar una rentabilidad por la producción de materias primas o por la generación de renta vía alquiler, nos permite olvidarnos de la referencia del papel moneda.

Respecto a bienes no productivos, como el oro o el petróleo, pueden ser utilizados como refugio frente a un posible corralito y posterior devaluación durante un espacio muy breve de tiempo, pero al no producir ninguna renta resulta una inversión nefasta como ya comentamos en su día.

 

Blog de economía – El escáner

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.